FALTA DE OPERADORES DE EQUIPOS FIJOS Y MÓVILES AFECTA A LA MINERÍA EN ANTOFAGASTA

Foto: www.24horas.cl

La respuesta para enfrentar la escasez de personal en el corto plazo, ha sido traer personas de regiones y de otros países.

El Gerente General de la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), Fernando Cortez, expresa que en los últimos tres años la industria minera regional evidencia escasez de mano de obra profesional y calificada, producto del dinamismo y crecimiento de a cartera de proyectos de inversión en este sector.

“La respuesta instantánea para atender las necesidades de capital humano del corto plazo ha sido y está siendo traer masivamente mano de obra desde otras regiones e incluso, otros países. No obstante, el desafío para el mediano y largo plazo, y para el desarrollo sustentable es fortalecer la formación y capacitación a nivel regional”.

En su opinión, los rubros más afectados son los asociados a la cadena de valor principal; es decir, a “extracción; procesamiento y transporte; y mantenimiento mina. Esto es así por lo crítico de esas áreas para la creación de valor en esta industria”. Advierte que se va a requerir un número importante de trabajadores para estas labores. “El estudio del Consejo de Competencias Mineras de Consejo Minero concluye en que habrá un aumento del 24.5% respecto de la dotación actual, lo que equivale a 37.638 personas”.

Respecto de las brechas más críticas en la región, sostiene que se presentan en los “perfiles de mantenedor mecánico, operador de equipos móviles y operador de equipos fijos. Es importante subrayar que según los antecedentes disponibles, solo en algunos perfiles y especialidades se presentan déficit, ya que otros casos existe sobre oferta o se podría provocar sobre oferta”, comenta.

Indica que la sustentabilidad exige una oferta educativa-formativa potente que responda a los requerimientos de corto, mediano y largo plazo de la economía regional.

“Nosotros hace muchos años visualizamos esta problemática y cuando la minería iniciaba un nuevo ciclo de expansión relevamos la importancia de contar con capital humano capacitado para satisfacer la creciente demanda”, explica.

En este escenario, crearon la Fundación Educacional Región de la Minería, que en el año 2000 en alianza con el Arzobispado de Antofagasta  y la Congregación Salesiana, creó el Colegio Técnico Industrial Don Bosco, un establecimiento educacional que tiene una matrícula de 1.200 alumnos de séptimo a cuarto año medio, y en donde se imparten cuatro especialidades: mecánica automotriz, mecánica industrial, electrónica y electricidad. A la fecha se han titulado 1.664 jóvenes.

 

 

Los Desafíos

Tanto la AIA, como el sector público y privado, están llevando a cabo una serie de iniciativas como el Programa de Desarrollo de Proveedores de Clase Mundial, el Programa de Fortalecimiento de Competencias Empresariales y Desarrollo de Negocios Innovadores y el Skill Council Minero, entre otros. Fernando Cortez, si bien valora los esfuerzos, advierte que “aun cuando hemos avanzado mucho, necesitamos meter el acelerador a fondo”.

Agrega que el sector público, el sector productivo y las instituciones de educación, deben mejorar y coordinar su esfuerzo para robustecer la oferta y así, maximizar las oportunidades para la comunidad y el desarrollo sustentable.”Como Región, tenemos que liderar este desafío aprovechando la información y estudios disponibles como por ejemplo, en Fundación Chile y el Consejo de Competencias Mineras del Consejo Minero”.

 Fuente: El Financiero

Create your account