Falta de formación práctica en niveles superiores es factor en carencia de talentos

EXPORTACION_HAPPYTRABUno de los desafíos que con mayor dificultad enfrentan las empresas que buscan candidatos a nuevos puestos de trabajo es encontrar personas talentosas e idóneas para el cargo. Sin embargo, en la última Guía de Habilidades 2013, elaborada por Hays, líder en reclutamiento especializado, en conjunto con Oxford Economics, se evidencia que existe una importante escasez de talento, lo que genera un desequilibrio en el mercado laboral chileno.

“La brecha de talento es un fenómeno que no posee relación directa con la situación económica del país”, señaló Yipsi Cambara, HR Executive de Hays Chile. “Y es que la dificultad para encontrar el talento necesario para alcanzar las metas propuestas por la organización, y potenciar el desarrollo de las mismas, es un desafío que experimentan -en igual medida- los países con altas tasas de desempleo como aquellos con bajos niveles de desempleo”, agrega la especialista.

Se asumía que en países como España, donde el desempleo joven (entre los 25 y 30 años) ha llegado a sobrepasar el 20%, existía una mayor disponibilidad de talento en búsqueda de nuevas oportunidades que, por lo tanto, las empresas no deberían tener dificultades para encontrar el talento que requieren. Pero el Índice Global de Habilidades 2013 mostró lo contrario. Encontrar el talento necesario, es un desafío tanto de economías saludables como en proceso de recuperación. En ese contexto es que Chile -a pesar de mostrar niveles de desempleo comparativamente más bajos-, igualmente se enfrenta a una situación de escasez de talentos.

Causas de la brecha de talento

Chile es un mercado donde se observa especialmente esa escasez de candidatos talentosos, en industrias clave como minería, ingeniería y el mundo de las tecnologías y telecomunicaciones.

Para Cristina Lobo, consultora en Recursos Humanos de Randstad, “existen ciertas áreas que, debido al crecimiento del mercado, cuentan con una fuerte demanda de candidatos adecuados. Principalmente el campo de tecnologías es un ámbito que se encuentra en pleno desarrollo y para el que se predice una continuidad en su crecimiento durante los próximos años. Adicionalmente, se trata de un rubro muy dinámico en el que los candidatos deben estar reciclándose de manera constante. En general, en Chile podemos hablar de una escasez de profesionales especialistas en el área mencionada, así como de profesionales de Ingeniería”.

Según Yipsi Cambara, “las causas de esta brecha son múltiples. Una de ella es que la educación superior tradicionalmente ha estado centrada en el aprendizaje técnico y la formación en competencias que les permitan a los profesionales desarrollar las tareas propias de su ámbito de expertise, dejando en segundo lugar la formación práctica. El desarrollo de competencias mal llamadas “blandas”, como: flexibilidad adaptabilidad, comunicación efectiva, resolución de problemas, creatividad, habilidades interpersonales y trabajo en equipo,son éstas y otras habilidades vienen dadas a través de la experiencia, son elementos primordiales que son demandados por nuestro clientes, sin importar la industria o los años de experiencia requeridos para el cargo”.

Cristina Lobo comenta que “efectivamente uno de los aspectos que más se valoran actualmente son las capacidades y potencial que posea un candidato, como valor añadido a su formación. Las empresas son conscientes de su necesidad y por ello se inclinan hacia candidatos que cuenten con autonomía para desempeñar sus funciones, especialmente en lo referido a toma de decisiones e iniciativa para proponer mejoras. Saben que una contratación es invertir en su empresa y se orientan hacia perfiles que les puedan garantizar menor tiempo de capacitación y una optimización del recurso. En ocasiones,éstas y otras habilidades vienen dadas a través de la experiencia. Sin embargo, no debemos dejar de lado el potencial con el que puede contar cada candidato para desarrollar estos aspectos claves”.

“En definitiva, las búsquedas actuales están orientadas hacia personas que sepan responder ante ciertas situaciones, que posean determinadas habilidades interpersonales y comunicacionales, y que cuenten con la flexibilidad suficiente para alinearse con las metas de la compañía. No siempre una experiencia o formación determinadas pueden garantizar la eficiencia de una persona, pero sí existen ciertos factores medibles que permiten diagnosticar un desempeño acorde a lo que se busca”, añade la experta de Randstad.

Para evitar la brecha:

1. Crear mesas de trabajo conjuntas donde las empresas y las instituciones educacionales puedan definir hojas de ruta con las competencias que van a ser más demandadas a mediano y largo plazo.

2. Así, se permite una formación educacional que esté alineada con las necesidades que posee el mercado del trabajo

3. “Chile debe encontrar soluciones que incluyan leyes migratorias, que necesitan modificarse para atraer aún más candidatos calificados al país y reformas educacionales para asegurar que las habilidades requeridas sean producidas por el mercado”, concluye Yipsi Cambara HR Executive de Hays Chile.

Fuente: DiarioPyme

Create your account