¿ES POSIBLE ALCANZAR UNA PENSIÓN DE $2 MILLONES?

Aunque el promedio de pensión es bastante más bajo, existen herramientas como el APV que permiten incrementar los montos que las personas recibirán en su jubilación.

Desde
hace ya varios meses que el sistema previsional chileno es fuertemente cuestionado. Y son justamente los bajos montos de pensiones que entregaría la principal crítica de la que es objeto. Según el ex ministro del Trabajo y creador del sistema de capitalización, José Piñera, aquellos trabajadores que se han jubilado tras 40 años de aportes reciben una pensión de 18 UF ($414 mil) en promedio, de acuerdo a datos del DICTUC.

Esta es una discusión que parece lejana para quienes tienen rentas sobre el tope imponible, es decir, desde $1.615.494 (70,3 UF). Pero ¿Cuál es la expectativa para ese tipo de afiliado? ¿Es posible, bajo el actual sistema, lograr pensiones de $2 millones?

En la Consultora Previsional, APV e Inversiones, Alfredo Cruz & Cía, señalan que esto es posible siempre que se cumplan determinadas variables. Por ejemplo, un hombre que cotiza durante toda su vida laboral -desde los 25 a los 65 años- por la renta tope imponible correspondiente (con un reajuste de 2% anual).

Sin embargo, cotizar el 10% de la renta tope ($161 mil) no es suficiente. El aporte voluntario se convierte en un factor indispensable para alcanzar dichos montos a la hora de jubilarse. En efecto, se requiere que esta persona realice, por ejemplo, un Ahorro Previsional Voluntario (APV)  mensual por el 4% de su renta     para lograr acumular al final de su etapa laboral un capital total de $445.166.782, tras lo cual recibirá mensualmente $2.023.485. De este monto acumulado, un 36% corresponde a capital puro, mientras un 64% a la rentabilidad obtenida durante el período, con un supuesto de 5% promedio anual, similar a la del fondo B.

Con APV incluido y sin lagunas previonales, la tasa de reemplazo que la persona lograría bajo este ejercicio llega al 58% de los $3,2 mills. obtenidos como renta durante los últimos años laborales.

Según señalan en Alfredo Cruz & Cía. “con el escenario actual, en donde la cotización obligatoria es un 10%, resulta indispensable que todas las personas que cotizan sobre el tope imponible realicen aportes adicionales voluntarios, de lo contrario, en el resultado final de su pensión obtendrá una tasa de reemplazo muy distante del promedio de las últimas rentas”. De hecho, de no realizar un APV, la pensión bajaría desde los $2 millones a  $1.463.000. Y es que el capital acumulado sólo por concepto de aporte voluntario se empina hasta $127.190.509. En otras palabras, con un ahorro previsional voluntario, la pensión -en este ejercicio- se incrementaría en $560.485.

A la mitad de su vida laboral, es decir, a los 45 años, este hombre -que en el supuesto tiene una esposa de la misma edad-, tendría acumulado en su cuenta de capitalización individual $78.016.544, mientras que el saldo en APV llegaría a $31.206.618.

Desde Previsionarte.cl, su gerente general, Andrés Guerra, sostiene que “como es un sistema de capitalización, los primeros años de cotizaciones son los más importantes. Lo más importante para un afiliado es tomar conciencia de cómo funciona el sistema y a partir de eso, empezar a preocuparse de evitar las lagunas y cotizar los más posibles desde los primeros años. Entre los 25 y 35 son los años más importantes de las cotizaciones”.

Respecto del APV, Guerra entrega un dato a considerar. “La gracia del APV que se hace al principio es que puede ser tan bajo como el nivel de sueldo que se tiene. Un APV de $10 mil mensuales hecho a los 25 años vale lo mismo que empezar un APV de $60 mil a los 45años”.

 

Fuente: Pulso

Create your account