DECISIVO APORTE DE PROFESORES NO DOCENTES

Es valiosísima para Chile la contribución de los 6.000 profesionales que, remuneradamente o por voluntariado, trabajan como profesores.  

Ha causado impacto el que, por quinto año consecutivo, los resultados de la prueba Inicia ratifiquen las graves deficiencias en la formación de los pedagogos que voluntariamente la rindieron -apenas el 14% de los egresados de programas en educación-. En el área de ciencias, tres de cada cuatro de ellos demostraron no dominar los conocimientos mínimos exigidos para enseñar en la educación media. Otras evaluaciones, como la prueba Pisa, habían comprobado que los estudiantes chilenos están debajo del promedio de los países de la OCDE en esta área. Son inocultables las debilidades en la capacidad de enseñar estas materias.

Tales resultados reafirman el gran aporte que significa para el sistema educativo la contribución de los 6.000 profesionales que trabajan como profesores en diversos establecimientos, colaborando junto a los docentes de carrera en reforzar la entrega de conocimientos en áreas específicas de la enseñanza media. El 3% de los profesores del país está constituido hoy por profesionales -particularmente ingenieros comerciales, contadores y agrónomos entre otros titulados- que, aprovechando su dominio de ciertos contenidos, están contribuyendo de manera decisiva en la enseñanza de materias como las matemáticas y las ciencias.

Es acertado que la Ley General de Educación permita hacer clases a titulados o licenciados que han cursado programas de a lo menos ocho semestres en una institución acreditada, y en cuya formación hayan tenido un mínimo de cuatro ramos en el área afín. Esto ha posibilitado que numerosos egresados opten por la enseñanza en las aulas escolares, de manera remunerada o voluntariamente, por un período determinado. Sin embargo, el marco legal obliga a quienes opten por la docencia más allá de tres años, a prepararse a través de cursos de pedagogía o acreditar competencias docentes.

Una de las iniciativas que han logrado incidir positivamente en el involucramiento de profesionales en la enseñanza es “Enseña Chile” que, tomando como modelo una experiencia estadounidense, ha conseguido reclutar hace ya varios años a cientos de egresados de las mejores universidades nacionales para apoyar los procesos educativos en escuelas vulnerables en cuatro regiones del país, llegando a más de 20 mil estudiantes. Con cuidadosa selección, capacitación y acompañamiento, y poniendo especial acento en el trabajo del aula, estos profesionales fortalecen la enseñanza disciplinaria, colaborando con las tareas docentes y constituyéndose en un gran aporte tanto para los propios docentes como para los alumnos.

El enorme desafío de elevar el nivel de nuestro sistema educacional depende decisivamente de sus profesores, por lo que toda contribución que apoye esta tarea, especialmente en aquellas áreas donde se requiere del dominio de conocimientos disciplinarios específicos como demandan los programas de educación media, resulta de la máxima relevancia. Atraer a los mejores a la enseñanza es una tarea urgente, pues de eso depende la calidad de lo que se enseña en el aula.

Fuente: El Mercurio

Create your account