ACOSO LABORAL: UN PROBLEMA DE CONVIVENCIA QUE VA EN AUMENTO

Las cifras no mienten. Sólo en un par de años, el porcentaje de trabajadores que dicen verse afectados por Mobbing ha ido en franco crecimiento. Para los expertos, el incremento se explica en que el problema dejó de ser algo entre jefes y subordinados y ahora se refleja en todos los sentidos, incluso desde los propios empleados a sus superiores y por un mayor empoderamiento de los derechos laborales.

Hace un par de años, los problemas derivados por los casos de maltrato que se daban al interior de las empresas solían tener una dirección vertical, es decir se generaban en las jefaturas y los perjudicados, en su gran mayoría, eran los profesionales que estaban más abajo en la escala jerárquica.

Según un estudio realizado recientemente por la Dirección del Trabajo, las denuncias por vulneración física y psicológica, al interior de las compañías, han crecido un 14% entre 2010 y 2012, mientras que las de acoso laboral muestran un aumento cercano al 20%. Desde la propia entidad gubernamental han explicado que estos índices responden a que ahora el problema es transversal, dándose entre compañeros e incluso teniendo a los superiores como víctimas.
Otra causa para entender la evolución de la denuncias se encuentra, según opinión de los expertos, en el mayor nivel educacional y cultural de los trabajadores, los cuales se encuentran más empoderados respecto a cuáles son sus derechos y las formas de hacerlos efectivos o defenderlos ante casos de vulneración.
Agresiones que generan ausencias
El tema no es menor si se toman en cuenta los datos entregados por Alfa Consulting tras un estudio, el cual señala que el Mobbing o Bullying Laboral es el culpable del incremento de hasta un 73% de los casos de enfermedades en los trabajadores y de la subida en 54% de las solicitudes de licencias médicas en este último tiempo. Las causas de este acoso parecen estar centradas en tres aspectos: por apariencia física, condición social y capacidades cognitivas.

Para la psicóloga Romina Foucaut los malos tratos se traducen en ataques verbales, hostilidad, provocación, degradación de la persona y críticas injustificadas y exclusión de la información necesaria para el desempeño de las funciones. Este tipo de acciones suelen generar estados depresivos u otros problemas de salud y afecta negativamente el clima laboral.

Tomando en cuenta lo anterior, en agosto entró en vigencia la Ley N° 20.607 que modifica el Código del Trabajo y sanciona las prácticas de Acoso Laboral, entendiéndose éste como “toda conducta que constituya agresión u hostigamiento reiterados, ejercida por el empleador o por uno o más trabajadores, en contra de otro u otros trabajadores, por cualquier medio, y que tenga como resultado para el o los afectados su menoscabo, maltrato o humillación, o bien que amenace o perjudique su situación laboral o sus oportunidades en el empleo”.

Cómo se deben enfrentar estos casos
La psicóloga y docente de la Universidad Santo Tomás, Beatriz Pereira comenta que para enfrentar este problema hay que analizar el caso con cuidado. “Ante la evidencia o sospecha de estar sufriendo Mobbing, hay que hacer un análisis, manteniendo la calma, generando un análisis previo y describiendo las situaciones lo más neutralmente posible”, explica. El segundo paso es reconocer la situación para no confundirlo con algún tipo de patología que muestre síntomas similares.
Por último, la profesional llama a no aislarse e intentar mantener siempre una actitud participativa, incluso haciendo lobby y conversando “informalmente acerca de sus logros, así como reforzar y felicitar a otros”.  A eso agrega el mantenerse siempre alerta a procesos de integración y desarrollo de equipos de trabajo que tengan por objeto metas comunes, además aconseja tener claridad del propio cumplimiento y del desempeño efectivo ante las tareas asignadas.

Fuente: Universia Chile

Create your account